Pragmatismo Divergente

Revista Feminista con contenido Político y Cultural

Archive for the ‘Galería’ Category

Palestina: existir es resistir

Posted by pragmatismodivergentecol en 10 octubre, 2011

Palestina: existir es resistir
-Centro de Medios- Colectivo de información alternativa de Madrid

Jerusalén, un muro, una invasión, existir, resistir… Esta crónica de vídeo y fotografía trata uno de los conflictos de los que más se habla y menos se conoce en profundidad. Proponemos un repaso de las fotos y vídeos realizados durante nuestro viaje a Palestina con el que queremos mostrar un punto de vista diferente del que llega hasta nosotros a diario… Proponemos una bajada al terreno de lo cotidiano, evidenciando así quién esta en el punto de mira en realidad, quién pierde sus campos de olivos o quién comercia y negocia con países occidentales. Mientras tanto Palestina vive, o eso intenta, de la forma más normal posible, manteniendo una precaria economía, cuidando de su gente, sosteniendo la vida.

El pasado mes de agosto algunas compañeras del Centro de Medios fuimos invitadas a formar una brigada de información y apoyo a Palestina. El motivo de nuestro viaje era conocer sobre el propio terreno la realidad del conflicto entre el pueblo palestino e Israel, comprobar de primera mano si este conflicto está tan polarizado como aparece en los distintos medios y libros especializados, además de poder recoger material audiovisual propio para su difusión posterior. Nos interesaba sobre todo ser capaces de armar un discurso propio basado en nuestras propias opiniones, no en reflexiones de terceras personas o “expertos en el conflicto” que nunca han estado allí. Queríamos combatir opiniones formadas al hilo de expresiones como “represión brutal” o “estado sionista represor” que no dejan de ser frases utilizadas tantas veces que se ha convertido en un nueva letanía, repetida de manera constante pero vacía en su significado; el énfasis puesto de forma complaciente en estas frases hechas nos obligaba a abandonar toda reflexión en lugar de profundizar sobre lo que ocurre. Sabíamos, en definitiva, que los palestinos lo pasan muy mal por culpa de una ocupación israelí. Y con eso debía bastar.

Nuestro viaje consistió en 15 días visitando distintas ciudades de Palestina, la mayor parte del tiempo en Cisjordania, dos días en los territorios del ’48 (actual territorio de Israel) y otros dos en la Franja de Gaza. Durante estos días visitamos proyectos de educación, sanidad o agricultura, además de reunirnos con ex presos políticos y comunes, profesores universitarios o portavoces de partidos políticos de todas las facciones. Compartir una tarde de conversación con un palestino no deja de dejar un regusto a estudio antropológico de principios del siglo pasado, pero al menos consigue romper la primera barrera en la que normalmente se quedan todas las opiniones que hablan desde el exterior, y permite comprobar la gran diferencia de discurso que existe entre los palestinos y sus políticos. Porque los problemas reales a los que se enfrenta Palestina corresponden más a la situación de su población y a su vida diaria, pero los debates políticos y las decisiones a las que se llega corresponden más a satisfacer demandas de la alta política, tanto palestina como israelí, que a tender una mano que alivie la situación del pueblo. Esto se hace evidente cuando viajamos por Cisjordania, que en teoría es un territorio palestino, en las negociaciones entre ambos estados es un punto de conflicto y en la realidad del terreno sufre una ocupación crónica desde hace 60 años.

La política de ocupación del territorio palestino por parte de Israel es mucho más agresiva de lo que nos podemos imaginar a priori, y se realiza desde la prepotencia de la ley del más fuerte; con mentalidad de pequeño-gran imperio, Israel le amarga la vida a una población de la que se quiere deshacer dentro de un territorio que, en el fondo, considera propio por razones que mezclan historia y religión, ambas milenarias y controvertidas. Esta realidad en perpetua construcción le da legitimidad para construir un discurso racista e imperial escondido bajo el derecho a la defensa de un territorio que ni siquiera tiene fronteras definidas. Esta política de ocupación no es desconocida, pero sí matizada por la distancia del conflicto y el sesgo con que llega hasta nosotros. La realidad, una vez allí, es demasiado evidente: demoliciones de casas, pérdida de derechos ciudadanos, campos de refugiados desde 1948, asesinatos indiscriminados, checkpoints que impiden la libre circulación, incursiones nocturnas del ejercito, humillaciones, torturas, palizas, robo y expolio, el muro…

Ante esta violación reiterada de los derechos humanos el discurso oficial es incompleto y obvia la cotidianidad de los habitantes de Palestina, convirtiéndolos irremediablemente en víctimas sin iniciativa propia a no ser la venganza. Esta visión del palestino, construida a medias entre occidente e Israel, impide articular otro discurso que no sea a partir de la compasión o el desprecio. La lectura de la actual resistencia palestina se desvanece ante este esfuerzo por llevar a la víctima del conflicto al terreno del discurso occidental, despojando al palestino de toda dignidad y condenado a permanecer en esta situación, pasiva y para siempre, y que impide toda posibilidad de desarrollo, a no ser recibiendo ayuda externa, normalmente en formas de ONG o distintos proyectos de cooperación.

Mediante esta exposición el Centro de Medios quiere romper con este discurso proponiendo como alternativa el retrato de la vida cotidiana del pueblo palestino. Aunque esto no es algo nuevo, consideramos necesaria una exposición donde la protagonista sea esta forma de resistencia. A pesar de todas las trabas que impone Israel para imposibilitar la vida del pueblo palestino, toda esta ocupación se hace ineficaz en su propósito de cambiar la forma de vida del palestino y expulsarlo de su tierra. El valor de la lucha actual del pueblo palestino, una vez acabada su capacidad de defensa por medio de las armas o de sus políticos, es precisamente continuar en su tierra, expresando con su cotidianidad su frente de lucha. La simplicidad de seguir viviendo alcanza así un valor heroico y, definitivamente, se hace patente que existir es resistir.

palestina@centrodemedios.org

Fuente: http://www.offlimits.es

Anuncios

Posted in Galería | Leave a Comment »

Posted by pragmatismodivergentecol en 15 abril, 2011

Posted in Galería | Leave a Comment »

Mafalda…

Posted by pragmatismodivergentecol en 3 noviembre, 2010

Posted in Galería | Leave a Comment »